Entradas

Mostrando entradas de 2013

Bug en GlassFish

Por la tarde encontré un severo error en el servidor de aplicaciones GlassFish. El problema saltó cuando me dediqué a crear una cola en un cluster y sin embargo no la registraba en su árbol JNDI. Es problemático, puesto que dentro de la consola web de administración pueden mirar las colas que han creado sin que presenten ningún problema. La única guía que podemos servirnos es que el aplicativo que hace hace una búsqueda de la cola y al no encontrarla manda el mensaje de error al log.
 Es muy fácil de validar, con la herramienta de línea de comandos pueden revisar. Damos por hecho que están dentro de la instalación de Glassfish.
$ ./bin/asadmin list-jndi-resources instancia-cluster
Con la salida del comando, pueden verificar que efectivamente esté registrada y utilizable.

Plugin de flash para Iceweasel en Debian 7.3

Como notarán con este segundo escrito, he dejado CentOS para regresar a Debian (lo extrañé realmente). Lo segundo que me encontré es que gnash sigue siendo insuficiente para visualizar contenidos con los plugins de Adobe. Por consiguiente, es necesario bajar la librería (dependiendo la arquitectura) del sitio de Adobe para visualizar correctamente los contenidos.
Es sumamente simple, ya que no es una instalación, únicamente hay que bajarse del sitio oficial el plugin, que por lo normal, descomprimido, tiene el nombre de libflashplugin.so. Una vez lo hayan ubicado, copiarlo a la ruta:
/usr/lib/mozilla/plugins/ Será necesario reiniciar el navegador y ya está.

Drivers Wireless en Debian 7.3

Hay muchas cosas a prever antes de instalar una nueva distribución de GNU/ Linux en una computadora, laptop o desktop, para evitarse dolores de cabeza con funcionalidades parciales, deficientes o nulas. Mientras más nuevo es el equipo, más probabilidad hay que se encuentre sin soporte para algunas piezas de hardware, ya que los fabricantes no se preocupan por liberar a tiempo, si es que lo hacen, los drivers para otros sistemas operativos. 
Especialmente se tiene que tener consideración con las tarjetas inalámbricas. Hay también distribuciones que por filosofía no incluyen los drivers privativos que se ofrecen, como es el caso de Debian, por considerarlo fuera de la filosofía del software libre. No me meteré mucho en las propiedades filosóficas de ésta, pero digamos que es de las más puras en cuanto a libertad.
Instalación
Al instalar en mi laptop me advirtió que habría una ausencia de los drivers de mi inalámbrica, sin embargo, no es motivo para suspender la instalación, ni que cunda…

Tenemos miedo

Todos tenemos miedos. Encuentran puntos de escape en lo que decimos, escribimos o lo que soñamos. Pero todos tenemos miedo. Las descargas de violencia, la menospreciada vida retorna a nosotros como una moneda sin peso. Yo tengo hartazgo. Vivo para desaparecer, para ser negado por la vida cotidiana que pudre todo lo que toca, lo carcome sin saciarse.
Hoy hago esta declaración no porque me sobren las palabras ni mucho menos el tiempo. Ya alguien más lo dijo. El silencio lo ahogó, como una bocanada de aire incosumible que atraganta. Protesto, por mis demás hermanos que callan y que acuestas llevan la pesada carga del sometimiento. Grito por mis hermanos que alzaron la voz y el puño y encontraron la pólvora quemándoles las entrañas.
No más. Tenemos miedo.

Un nuevo canal interoceánico

Te propongo construir un nuevo canal sin exclusas ni excusas que comunique por fin tu mirada atlántica con mi natural pacífico.
Verso de Mario Benedetti

La cultura se hace en china

Al igual que muchos de los hitos de la vida, el arte está sujeto a especulaciones y al mercado salvaje de nuestros días. Si nos aventuramos un poquito, no solo el arte padece de tal cáncer, la gran mayoría de los hábitos y concepciones de vida están a merced de ésta enfermedad venerea, de nombre Capitalismo. El sistema económico capitalista no sólo determina las relaciones económicas y modos de producción, también determina el rumbo de la sociedad, y al parecer uno no muy alentador. La industrialización sin medida a trastocado la producción de arte y otras expresiones culturales, cualquiera que sea, y no se limita a ésta, como ya dije, pues podemos constatarlo visitando los negocios de comida en cadena, los artículos de uso cotidianos (chinos) y demás enceres. ¿Acaso la mala calidad y la producción industrializada son características inherentes al capitalismo? Sí, la respuesta nos la da el movimiento histórico que atravesamos y del cual devenimos. Lo temeroso del asunto es que se apu…

Ciudad derruida.

Alguna vez me pare frente a ella, di algunos pasos vacilantes en su alcoba al tiempo que ella se escondía de sí misma tras el espejo. Desde su parapetado lugar me preguntó ¿Qué quieres?, como los granaderos suelen desperdigar a los manifestantes enardecidos. Aguardé mi respuesta, no porque la estuviera formulando o definiendo, sino para darle un tono teatral al asunto y que ameritara la misma fuerza de su pregunta. Imaginé que las luces de las velas me ayudaban, enmarcaban mi rostro y mi mirada, mis labios y mi nariz, mis brazos y mis piernas.  Me acerqué levantándome las mangas de la camisa con ligera tranquilidad, como si fuera a hacer un trabajo pesado; aspiré el humo del cigarro, sonreí  ladeando los labios para avisarle el tipo de respuesta que podía esperar de mí. Le di algunos segundos para que adivinara. Por fin respondí mientras me clavaba en sus ojos Quiero perder. Incendié mi breve respuesta. Quiero Perderlo todo. Mi cordura, mi amor, mi lógica, mi piel, mis cicatrices, mi…

2666 (no es una reseña)

La polémica está ahí. ¿Cuál es la obra máxima de Bolaño? Para muchos es 2666, y para otros Los detectives salvajes. ¿Para mí cuál es? 
2666 me gustó por muchas situaciones dadas y el núcleo de éstas, haciéndola una maraña de conexiones sutiles entre las tres historias. La estructura del libro es algo distinta a las convencionales. Bolaño creía que la novela debía de cambiar de forma, ya no ser tan lineal, es decir, que utilizase una estructura dinámica para poderse asir desde cualquiera de sus partes. Lo consiguió, la novela tiene vida propia, evoluciona en conjunto con el lector, se desparrama sobre sus manos, se entrega.
Los detectives salvajes son el resultado de los primeros latidos de sus otras obras anteriores. Es una novela hermana (y mayor) que 2666. Es decir, tienen la impronta de Bolaño sin plagiarse a sí mismo, como muchos escritores tienden a hacer, tal es el caso de Murakami.
Yo no pondría en disyunción las dos novelas más emblemáticas Roberto, más bien las haría parte d…

Sistemas Operativos Modernos

Imagen
Tanembaum recopila la basta experiencia en el campo del funcionamiento de sistemas operativos y sus estudios académicos y los plasma en poco más de mil páginas. La presentación es muy simple, y eso ayuda mucho al lector para no perderse en complejidades innecesarias. A favor creo que tiene la concepción integral del cómo y por qué funciona así el sistema operativo en turno, además de citar algunos ejemplos claros. Como punto en contra, esperaría ejemplos más usuales y ampliada la información de las tripas de los componentes de un sistema operativo, subsanado quizá con material adicional al libro, o referencias a la web (tan solo tienen una) donde poder jugar con lo aprendido.
Yo dividiría su libro en tres secciones. La primera son los conocimientos generales y conceptos de la materia. Después un caso de estudio de GNU/ Linux y un último de Windows (Vista). Sin embargo, Tanenbaum lo divide en más tópicos como Procesos, Sistema de Archivos, Seguridad, E/S, etc.
Sin duda que para el cam…

Las manías de una mujer que amaba el papel.

Antes de leer: este es un escrito que decido publicar en este momento, a sabiendas que es impreciso y sujeto a muchos errores, sin embargo, es un símbolo de las revisiones que debo hacer, a dos años de haberlo escrito.



A ella la conocí pocos años atrás, cuando yo aún pertenecía al piso dos y la empresa era boyante con sus mercancías. Sus risos dorados se movían por todos los pasillos, atrayendo las miradas de los hombres. Su cuerpo no estaba sujeto a las leyes universales de la gravedad, su andar era algo parecido a flotar sobre la alfombra, ayudada por delgadas cuerdas invisibles que sostenían con delicia sus extremidades. Años después comprendí que en ella no existía el movimiento, o mejor dicho, el movimiento y ella nunca se reconciliaron, parecían ser ajenos, ciudadanos de patrias distintas. Para describir a aquella mujer no debo dejar pasar sus ojos. Su mirada contenía el universo, su historia y su futuro. Era la misma inmensidad contenida en piel.



El cómo me relacioné con ella no …

Anoche

Anoche desperté con una frase en los labios. La dije, tres o cuatro veces a la ventana, como única testigo de mi declaratoria de ingenio y cómplice de tan embarazoso momento. Busqué en mi buro la Mokasine que meses atrás me regalaste, la encontré a la primera palmada no muy lejos de mí, como si estuviera en espera de repentinos asaltos de frases sinsentido. Precisé escribir, letra a letra, el significado y el cuerpo de la oración en alguna página en blanco, guarecerla y mantenerla a salvo de mi mala memoria, para evocarla en la mañana. Sería la frase que memorizaría de mi propia autoría y por la cual me sentiría orgulloso.
Decidí, sin todavía despertar, que era mejor dejar aquella frase flotando en la noche, porque a ella, la noche, le pertenecía. Era su madre y yo su padre. Volví a dormir jurando que en la mañana podría recordar al pie de la letra cada sintagma.
La olvidé, no he vuelto a saber más de la frase. Me quedó la sensación que en ese momento irrumpió, y que probablemente me…

Pirámides de sal

Pirámides de sal

Una aleación inédita tomó cuerpo,

Te reventó la sombra y se hizo luz

Por adentro de ti.

Parecía que mutabas o morías,

Nadie se habría atrevido a decirlo:

Eras una hembra convertida en cristal.

Quise leer mis correos electrónicos,

Descargué antiguos textos adjuntos,

Viví la pornografía en esa pantalla

Desplegada por tu cuerpo.

La navegación me llevó a la saliva,

Respiré ciclones que eran jadeos,

Quise programar un tiempo en tránsito.

Mi cuerpo iluminado se sentía a la deriva,

Lo estremecieron tus vendavales.

Era una nave atraída por pirámides de sal,

Sembradas en el horizonte de tu piel. ~

Poema en blanco

Esta es una línea en blanco

Engañando al poema.

El poema cree existir

Pues no puede leer su vacío.

Si le prestaras tus ojos

El poema miraría el espejo.

Y le saldrían letras negras

Para vivir su muerte. ~

Quemados vivos

—Tú Fuiste la primera — le susurró él desde entre sus piernas y acariciando con las páginas con sus dedos. — ¿En darte un libro? — Sí, uno nada más —Te daría muchos más — contestó ella con caricias en el pecho y le besó la nuca. — Sólo tengo un par de ojos. Somos viciosos, ¿Qué dirían los mortales si nos encuentran en nuestras reuniones clandestinas? Seguro habría fuego y condenados a muerte por herejía contra la paz mundial de las ideas —Nos quemarían como a los libros prohibidos —Sí, vivos, atados, espalda a espalda. Nos serían vetadas las palabras de último aliento —Te escribiría en la palma de la mano con mi dedo. Allí te daría mis letras, las mismas que me costarían la vida, para que las guardaras sólo tú. – Se hundieron en un beso profundo. Hicieron el amor.

Aullido de cisne

Mario Santiago Papasquiaro murió sin saber que sería publicado sin tener que él invertir su propio dinero. No por ego, ni por intento burgués de apoderarse de la cultura, sino como su último reducto por dar a conocer su obra. Su muy particular obra.
Aullido de cisne es una compilación de algunos poemas que realizó en su paso por esta tierra, desconozco cómo es que fueron seleccionas y en qué periodos comprende. Mi punto de vista es que Mario nunca fue un poeta, sino un antipoeta, su intención era explotar, dinamitar, reventar la poesía desde los cimientos. Los efectos estéticos y las metáforas son cambiadas por lenguaje lumpen y caóticas líneas, particular puntuación y un bombardeo de frases inconexas (aparentemente).
Quiero hacer énfasis en la puntuación, porque además de sugerir sus propios simbolismos, éstos cambian dependiendo del poema. Pueden ser una segunda voz, o parte del ambiente, como una aclaración necesaria para que los versos tomen su rumbo.
Exuda una locura que ofrece …

La vida sin memoria parece dulce.

Imagen
La vida sin memoria parece dulce es el título del documental más extraño que haya mirado antes. Convergen dos películas caseras en sujetas a coincidencias que Kammerer puso tanto empeño en desenmarañar durante años. El ADN tiene un papel fundamental, al menos en los tópicos metafísicos (válido solo para esta descripción y este documental): la sangre llama a su misma sangre.
Las proyecciones originales son de los años treinta en la ciudad de Zacatecas, sin embargo, el armado en una sola pieza y montado con un mono-lente corre a cargo de Iván Ávila (joven director mexicano).

Dos personas totalmente distintas, y vidas igualmente disimiles, parecen atarse en un solo punto, la afición por la grabación de experiencias caseras con cámaras portátiles. Posteriormente, las coincidencias siguen sumándose  ahora con la estancia en un mismo lugar en el mismo día y la misma hora, grabando igualmente esas experiencias. El tercer y último punto es que son hermanos, pero nunca lo supieron. El punto cr…

Significado de los dígitos de versión del kernel Linux

Algunas de las cosas que siempre quise saber, pero nunca me hice del tiempo para investigarlo es la función de los cuatro dígitos del kernel Linux. Su significado poco tiene que ver con hechos cabalísticos o confusos enunciados matemáticos. Mejor que en mis palabras están las de Tanenbaum:
Los números de versión de Linux consiste en cuatro números, A.B.C.D, como 2.6.9.11. El primer número indica la versión del kernel. El segundo indica la revisión mayor. Antes del kernel 2.6 los números pares correspondían a versiones estables del kernel, mientras que los impares correspondían a versiones inestables que estaban en desarrollo. Después del kernel 2.6 los significados se manejaron de forma distinta. El tercer número corresponde a la revisión de versiones menores, como la aceptación de drivers. El cuarto número corresponde a las correcciones de errores menores o parches de seguridad.
 Como ven, el señor Tanenbaum es sumamente lacónico con la explicación de los dígitos que componen las ve…

Mujeres

Imagen
Mujeres, las que amamos y las que odiamos, todas al mismo tiempo o una por una, da igual. Este también es el título de una de las obras más conocidas de Chrales Bukowski, y si no lo es, por lo menos es el único que he leído.

Tórrido narrador de las peripecias de la sexualidad alternativa y agudo alcoholismo en un mismo ser, convertido en forma de vida y no en eventuales conquistas. Hank, el alter ego de Charles, es un harapo de piel y huesos, sostenido por la gracia del alcohol y otras variables divinas. Decadente en su vida, y con cinismo, aborda las peripecias de un hombre que ha desgarrado su existir. Las mujeres son su alimento, aquello que le indica que sigue vivo, el deseo de la comprobación científica de su existir.

Se va conociendo a Hanks a través de la narración de diversas aventuras con mujeres de toda clase, todas ellas con un solo patrón en común: Una sexualidad sin necesariamente amor y con una necesidad de auto-reconocimiento.  La sexualidad como capital femenino. No ot…

Vivo en un solipsismo

Su placer es confundirme, es hacernos creer, a ti y a mi, que todo lo imposible puede ser real, las conjugaciones más falsas adquieren la verdad en su lengua, sus letras emiten sediciosas oraciones, perfectas en el amplio espectro de la invención. Se esconde en un incesante vaivén de pretensiones, mientras ella me encausa a su trampa mortal, su cama, yo me resisto a resistirme.
Yo veo lo más profundo de los seres humanos, distingo lo inocuo de la esencia, me dijo mientras sus dedos gritaban, no hay verdad que no se me revele, ni mucho menos mentira que no haya sido dicha por mí...
Me convence de sí misma, vivo en su solipsismo...

Amuleto

Imagen
A mi parecer, Amuleto es una extensión de Los detectives salvajes, pudiendo ser Amuleto un episodio más de la primer obra. Pienso que fue el remanente de Los detectives salvajes, y que por una razón desconocida decidió publicar a en un libro aparte con las condiciones que ésto representa. Aún así, vale mucho la pena y se sentir la frescura de Roberto. Usa una estructura recursiva, es decir, va de atrás para adelante con elementos conexos, pero que en una realidad sería imposible de llevar a cabo. El uso de hechos reales y ficticios se vuelve el juego de Roberto, haciéndonos andar a tientas con la información que él presenta para saber cómo es que la vamos a utilizar. Crea libros y autores, se embarca en una anécdota helénica y explica la etimología de una palabra, todo en un mismo libro.
Una uruguaya llamada Auxilio Lacouture, inspirada en una persona real que era muy amiga de su madre cuando Roberto vivía en el Tepeyac, es la protagonista e hilo de la novela. Ella cuenta desde su de…

Mi Salvación.

La noche era cobijada por inmesas olas de calor, como si la tierra se proyectara pronta al infierno. Entre los confusos sueños revivo las sensaciones, aquellas que creía desterradas. Despierto. La veo. La odio nuevamente como la primera vez. El buró se burla de mí. Miente. Tal vez no. Las palabras esta vez no son útiles en los márgenes de la irracionalidad. Mis ojos se clavan en el techo, buscan la ventana como queriendo escapar. Sigo ahí. Sigue ahí. Me ovillo sobre su pecho, siento como su mano frota mi cabello con ternura. Sus labios buscan los míos. Quiero huir, quiero navegar fuera de la habitación buscando la insensibilidad. Despierto

Poetas guerrilleros en El Salvador. La Generación olvidada.

LA CENSURA Y UNA GENERACIÓN OLVIDADA



Siete escritores perdieron la vida en los inicios de la guerra civil salvadoreña y pasaron al olvido gracias a la persecución política. Pero a pesar del silencio su obra sigue presente mostrando un eslabón que parecía perdido en la tradición literaria de El Salvador.



***



Cuando era niño había muchas cosas prohibidas. No podíamos escuchar algunos grupos musicales ni vestir de rojo, y era motivo de muerte salir de la casa a ciertas horas. Vivíamos en guerra y ya era suficiente vivirla, para continuarnos preguntando por qué se prohibía todo. En el colegio los planes de educación se habían congelado y todos conocían a Roque Dalton, pero no a los que le siguieron. La muerte de Dalton en 1975 dejó como herencia el valor y el compromiso por la lucha de liberación. Así que los jóvenes decidieron seguir su camino, sobre todo los literatos. A partir de ese año la mayoría de jóvenes quería ser como él, escribir temerariamente para denunciar al Gobierno y sum…

Chac Mool

Hace poco tiempo, Filiberto murió ahogado en Acapulco. Sucedió en Semana Santa. Aunque había sido despedido de su empleo en la Secretaría, Filiberto no pudo resistir la tentación burocrática de ir, como todos los años, a la pensión alemana, comer el choucrout endulzado por los sudores de la cocina tropical, bailar el Sábado de Gloria en La Quebrada y sentirse “gente conocida” en el oscuro anonimato vespertino de la Playa de Hornos. Claro, sabíamos que en su juventud había nadado bien; pero ahora, a los cuarenta, y tan desmejorado como se le veía, ¡intentar salvar, a la medianoche, el largo trecho entre Caleta y la isla de la Roqueta! Frau Müller no permitió que se le velara, a pesar de ser un cliente tan antiguo, en la pensión; por el contrario, esa noche organizó un baile en la terracita sofocada, mientras Filiberto esperaba, muy pálido dentro de su caja, a que saliera el camión matutino de la terminal, y pasó acompañado de huacales y fardos la primera noche de su nueva vida. Cuando…

Dormir en tierra

Pesado, con su lento y reptante cansancio bajo el denso calor de la mañana tropical, el río se arrastraba lleno de paz y monotonía en medio de las dos riberas cargadas de vegetación. Era un deslizarse como de aceite tibio, la superficie tersa, pulida, en una atmósfera sin movimiento, que sobre la piel se sentía igual que una sábana gigantesca a la que terminaran de pasar por encima una plancha caliente.                 Las casitas de madera del puerto, montadas en zancos sobre la orilla del río para quedar a salvo de las crecientes, parecían temblar, con ligeras y cambiantes distorsiones, vistas a través del vaho abrumador, quieto, de un aire que no se movía, de un aire que estaba ahí, empezando, muerto como el agua de un estanque. De las casitas se elevaba trabajosamente, vertical y despacioso, trazando sobre el agresivo azul del cielo una apenas ondulada línea blanca de gis, un humo concreto, corporal, macizo, que no terminaría de salir nunca de las pequeñas chimeneas de lámina que…